Salud

Puede curarse la diabetes tipo 2 con simple dieta?

Pues más que una pregunta es una afirmación. Resulta que el Prof. Roy Taylor de la Univerisdad de Newcastle en Inglaterra ha demostrado que llevando una dieta hipocalórica por 8 semanas disminuye la grasa intracelular en hígado y páncreas resultando en una normalización insulínica y, en consecuencia, una regulación en sangre de la glucosa.

La diabetes tipo 2 también conocida como diabetes no dependiente de la insulina es una enfermedad donde el páncreas produce insulina pero no es suficiente o eficaz, a diferencia de la diabetes tipo 1, donde existe una destrucción de las células beta del páncreas imposibilitándolo para producir insulina que es la hormona encargada de regular la cantidad de glucosa en la sangre. Cuando esta función es deficiente puede dar origen a numerosísimas patologías: desde problemas en los riñones, el páncreas, el bazo y el hígado hasta ceguera pasando por accidentes cardiovasculares y amputación de extremidades.  La diabetes tipos 2  aparece, en la mayoría de los casos, en la edad adulta por malos hábitos alimenticios donde el azúcar y otros carbohidratos simples como las harinas y refrescos son los protagonistas y por llevar una vida sedentaria.  Este tipo de diabetes también es conocida como la diabetes del adulto pero, desafortunadamente, cada vez aparece con mucho más frecuencia en niños.

La diabetes tipo 2 es considerada hoy una enfermedad crónico degenerativa que quiere decir que es una enfermedad que no se cura, únicamente, se controla y que puede agravarse con el tiempo.  Pero, gracias a las investigaciones del Prof. Roy Taylor podemos pensar que esta enfermedad esta mal catalogada ya que puede ser revertida.

Roy Taylor sostiene que la causa de que las células beta del páncreas no secreten suficiente insulina es por la grasa que esta acumulada en hígado en el páncreas.  Para comprobar su hipótesis sometió a varias personas con la enfermedad a una dieta de entre 600 y 800 calorías diarias a fin de obligar al organismo a obtener energía quemando la grasa acumulada. El resultado después de 8 semanas fue una reducción dramática de triglicéridos, peso y la diabetes había desaparecido.

¿Cómo es que se le ocurrió al Prof. Taylor que el exceso de grasa en el hígado y páncreas podría ser la causa de la diabetes tipo2?  Al ver la reacción en el cuerpo de  las personas con obesidad mórbida que habían sido sometidas a intervenciones quirúrgicas de bypass gástrico dónde los niveles de azúcar en sangre bajaban espéctacularmente aun con alimento en el estómago.

Así que la recomendación del Prof. Taylor para revertir la Diabetes tipo 2 es una dieta basada en batidos y sopas de vegetales bajos en almidón.

Aquí mi sugerencia sería un plan de 8 semanas que incluyera 1 malteada de proteína y fibra en el desayuno, 1 comida que incluya algo de pescado o pollo y verduras bajas en almidón y un par de colaciones que incluyeran 1 puñito de almendras o nueces. Complementándolo con vitaminas, minerales y omega 3, que ayuden a mejorar la sensibilidad a la insulina.

Una dieta cetogénica podría ser también de gran utilidad para iniciar la desintoxicación de nuestro hígado y páncreas. La dieta cetogénica es una dieta basada en la ingesta de proteínas de alta calidad como pechuga de pollo, carne de res magra, pescado y carbohidratos de bajo indice glicémico que son altos en fibra y bajos en almidón y grasas buenas como aguacate y semillas oleaginosas.

La dieta y el ejercicio definitivamente son la clave en la cura de la diabetes tipo 2.  No tenemos que pasar por costosos tratamientos e intervenciones.  Solo es cuestión de proponernóslo

Y muy importante, no olvidarnos de nutrirnos de buenos pensamientos.  Evitar a toda costa el azúcar emocional que es el estrés.  Debemos incluir en nuestra vida urgentemente mecanismos que nos ayuden a liberarnos de este mal.  Un ejercicio muy sencillo pero también muy eficaz es practicar la respiración consciente o meditación. Consiste en poner nuestra atención por unos minutos, solamente, en nuestra respiración. Podemos hacerlo varias veces a lo largo del día, de preferencia, no menos de 3 veces y de ser posible por no menos de 5 minutos.  Cuando practicamos la respiración consciente mandamos la señal a nuestro cuerpo de que todo está en orden y la producción de hormonas del estrés se detiene.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Salir /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Salir /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Salir /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Salir /  Cambiar )

Conectando a %s